Disfunción Eréctil

La disfunción eréctil, conocida también como impotencia masculina o DE, es un padecimiento que afecta en su mayoría a hombres adultos mayores a 50 años. Ésta afecta a un número bastante elevado de hombres en el mundo. Y aunque existen muchas causas que pueden ocasionarla, no hay un patrón exacto en el que se pueda diferenciar el por qué la disfunción afecta a ciertas personas y a otros no.

La impotencia puede destruir la autoestima del individuo que sufre de esta afección. Además, si la pareja no es una persona comprensiva y paciente, la disfunción eréctil podría fácilmente acabar con la relación. Aunque muchas personas no lo acepten, el sexo es parte importante en una relación de pareja, y es por esto que al presentarse este problema en el hombre, involuntariamente muchas mujeres se decepcionan y prefieren conseguir un nuevo amante que le permita llevar una vida sexual mucho más plena y satisfactoria.

La DE es, a menudo, relacionada con la vejez, sin embargo existen casos de hombres de 20 a 30 años de edad que también padecen de impotencia. Aunque dichos casos son menos comunes que los que se presentan en edades más avanzadas, los síntomas suelen ser los mismos.

¿Y cuáles son esos síntomas? ¿Es posible estar a punto de padecer esta afección cuando pensabas que sólo habías tenido un mal día? Existen algunas claves o señales que indican el comienzo del problema. Y aunque no necesariamente esto signifique que la disfunción eréctil esté por venir, vale la pena actuar y tomar medidas preventivas para evitarlo.

  • Lo primero que hay que considerar es la edad. Aunque sí es cierto que la DE afecta también a jóvenes, es mucho más probable en hombres de mayor edad. Así que si te encuentras en una edad avanzada y sufres ciertos síntomas, es muy probable que la impotencia esté a punto de asomarse a tu puerta.
  • Las erecciones matutinas deberían estar casi siempre presentes. Desde la pubertad, la mayoría de los hombres despiertan con erecciones involuntarias. Y si en tu caso, esto ha sido siempre así y luego, de buenas a primeras, las erecciones matutinas comienzan a escasear, debes mantenerte alerta.
  • Si durante el sexo las erecciones son menos intensas y duran menos, comienza a tomar medidas. Ésta es probablemente una de las señales más claras.
  • Las situaciones de estrés, depresión, o cualquiera que altere la salud psicológica pueden estar relacionadas con los niveles de la libido. Siendo estas causas comunes para la disfunción.

Aunque estos síntomas te pueden ayudar a prevenir la disfunción eréctil, es recomendable acudir a un especialista para que realice un diagnóstico. Y de esta forma, se pueda continuar con un tratamiento adecuado.

Solución natural a la DE

Al ser diagnosticado con impotencia, o simplemente si decides en intervenir en la prevención del problema, es casi seguro que querrás comenzar un tratamiento a base de píldoras como la Viagra. No obstante, deberías conocer que, la Viagra y otros productos similares no son tratamientos para combatir la disfunción eréctil. Éstas sólo actúan como solución momentánea para lograr una erección durante las relaciones sexuales, y sus resultados se limitan a eso. Al final, el problema seguiría persistiendo y tú aún seguirías sufriendo de disfunción eréctil.

Tener que tomar una “píldora mágica” cada vez que se vaya a tener sexo no es exactamente el deseo de los hombres que sufren de este problema. De hecho, esto sería una razón suficiente para arruinar un momento de pasión en los juegos preliminares. Afortunadamente, existen curas que sí se encargan por completo de este padecimiento, que además, se trata de tratamientos naturales y de bajo costo. ¿Y cuáles son estos tratamientos? Lee a continuación y entérate de más.

  • Revisa tu mente: en muchas ocasiones las causas de la disfunción eréctil pueden ser psicológicas. Así que en estos casos, asegúrate de reducir el estrés, soluciona los problemas que tengas en el momento, procura no preocuparte por cosas sin importancia, aléjate de las malas compañías y realiza actividades que te hagan feliz. También puedes ayudarte asistiendo a terapias. Recuerda que la mente es el órgano sexual más potente, y probablemente sea allí en donde radique el problema.
  • Mejora el flujo sanguíneo: en otros casos, la causa de la DE puede ser más bien física. Y cuando es de esta manera, lo más común es que se deba a que la sangre no logra llegar al pene de la manera adecuada, lo cual hace que éste se vuelva incapaz de producir una erección. Para limpiar las arterias y corregir este problema, puedes optar por ejercitarte continuamente. También es recomendable una alimentación sana y balanceada.
  • Aumenta la producción de testosterona: ésta es la encargada de la libido en los hombres, así que si los niveles de testosterona son bajos, el deseo sexual también podría serlo. El ejercicio también puede ayudar a aumentar la producción de la testosterona, así como llevar una dieta rica en grasas, zinc y fibra, y evitando los alimentos que contengan hormonas y esteroides. También es necesario dormir de 6 a 8 horas como mínimo.
  • Haz ejercicios especiales: los ejercicios Kegel, por ejemplo, son uno de los muchos que existen especialmente para mejorar la salud del pene. La mayoría de estos ejercicios no sólo son efectivos para ayudar con la impotencia. Estos también combaten otros problemas como la eyaculación precoz o la incontinencia urinaria.
  • Prueba otros métodos: la lista de tratamientos naturales es larga. Así que no dejes por fuera ninguna e intenta con todas las curas que puedas. Algunas de estas son: la acupuntura, suplementos alimenticios, meditación, masajes anti-estrés, etc.

Eliminar por completo los problemas de disfunción eréctil es posible. Y no es necesario tomar medicamentos que, además de no proponer soluciones definitivas, pueden ser dañinas para tu salud. Te recomendamos adquirir ahora mismo Adiós Disfunción Eréctil, una guía práctica que te ayudará a conocer las mejores técnicas naturales para combatir la impotencia y que te permitirán ponerlas en práctica de forma fácil y rápida.